Publicado por Sergio Martín

Hogar, dulce hogar

… voy, pues, a preparar lugar para vosotros (v. 2). «¿Por qué tenemos que dejar nuestro hogar y mudarnos?», preguntó mi hijo. Es difícil explicar qué es un hogar; en especial, a un niño de cinco años. Estábamos dejando nuestra casa, pero no nuestro hogar; en el sentido de que hogar es el lugar donde […]

A través de la cruz

… ninguna otra cosa creada nos podrá separar del amor de Dios, que es en Cristo Jesús Señor nuestro (Romanos 8:39). Tom, mi compañero de trabajo, tiene una cruz de vidrio sobre su escritorio. Su amigo Phil, que, como él, ha sobrevivido el cáncer, se lo regaló para ayudarlo a ver todo «a través de […]

¿Qué te apasiona?

Algunos confían en sus carros de guerra […], pero nosotros […] ¡confiamos en el Señor, nuestro Dios! (v. 7 RVC). Uno de los cajeros del banco donde tengo mi cuenta, tiene una foto de un Shelby Cobra descapotable pegada en la ventanilla. (El Cobra es un coche de alto rendimiento fabricado por Ford). Un día, mientras […]

No sé hacerlo

…la ley ha sido nuestro ayo, para llevarnos a Cristo, a fin de que fuésemos justificados por la fe (Gálatas 3:24). «¡Aunque quiera, no puedo!», se lamentó, desanimado, el estudiante. Lo único que podía ver en la hoja era letras pequeñas, conceptos difíciles y una implacable fecha de entrega. Necesitaba que su maestro lo ayudara. […]

Cofirmante no necesario

 los hombres ciertamente juran por uno mayor que ellos, y para ellos el fin de toda controversia es el juramento… (v. 16). Cuando alguien con una larga historia de no pagar sus cuentas quiere conseguir un crédito para comprar una casa o un auto, los prestamistas prefieren no correr el riesgo de dárselo. Si carece […]

Porque Él es bueno

Alabad al Señor, porque él es bueno… (Salmo 136:1). Joel y Laura decidieron regresar a su lugar de origen en Michigan. Para llevarse un último recuerdo especial, se detuvieron en su librería predilecta y compraron dos adhesivos para el automóvil, con la frase favorita de la ciudad de la que se despedían: «Nada como un […]

Ocultar nuestras heridas

 la palabra de Dios […] discierne los pensamientos y las intenciones del corazón (v. 12). Me habían invitado a hablar en una iglesia, y compartí una historia sincera sobre presentarle nuestro quebrantamiento a Dios y dejar que Él nos sane. Antes del cierre en oración, el pastor se paró en el pasillo central, miró con intensidad a […]

Él nos conoce

Oh Señor, tú me has examinado y conocido. Tú has conocido mi sentarme y mi levantarme… (vv. 1-2). ¿Sabía Dios que yo estaba conduciendo de noche una distancia de 160 kilómetros hasta la aldea donde vivía? Dadas mis condiciones, la respuesta no era sencilla. Volaba de temperatura y me dolía la cabeza. Oré: «Señor, sé que estás […]

Nuestra ancla ante el miedo

Yo, yo soy vuestro consolador… (v. 12). ¿Eres aprensivo? Yo sí. Casi todos los días, lucho con la ansiedad. A veces, parece que me preocupo por todo; cosas grandes y pequeñas. Una vez, cuando era joven, llamé a la policía porque mis padres se habían atrasado cuatro horas de camino a casa. Las Escrituras nos […]

Extranjeros reciben a extranjeros

Cuando el extranjero morare con vosotros en vuestra tierra, […] lo amarás como a ti mismo; porque extranjeros fuisteis en […] Egipto (vv. 33-34). Cuando mi esposo y yo nos mudamos a Seattle, nos sabíamos dónde viviríamos o trabajaríamos. Una iglesia nos ayudó, y encontramos un lugar donde podríamos vivir y rentar habitaciones a estudiantes […]