Cuatro pasos para combatir la guerra espiritual

“Porque nuestra lucha no es contra seres humanos, sino contra poderes, contra autoridades, contra potestades que dominan este mundo de tinieblas, contra fuerzas espirituales malignas en las regiones celestiales.” (Efesios 6:12 NVI)

Hay cuatro cosas que necesitamos hacer cuando estamos luchando una guerra espiritual en nuestras vidas:

  1. Reconocer el adversario. Satanás es real (1 Pedro 5:8-9). ¿Por qué Dios enviaría a su Hijo para luchar contra algo que no existe? La Biblia dice en 1 Juan 3:8b, “El Hijo de Dios vino para destruir las obras del diablo.” (NTV). Cuando estás siendo atacado, es prueba de que eres un creyente. Cuanto más impactes para Dios, más el Diablo va a pelear contigo. Nunca se acaba; cada vez se intensifica más.
  2. Acepta la autoridad dada por Dios. La mayoría de los creyentes son ignorantes acerca de la autoridad que tienen que utilizar contra el Diablo. En Mateo 28:18-19 Jesús dice que tiene toda autoridad en el cielo y la tierra. Entonces Jesús dice:“Por tanto, vayan y hagan discípulos.” (NVI). Éltransfiere la autoridad para ti y para mí. Lo hace porque nos ha dado una misión específica (2 Corintios 5:20).
  3. Ponte la armadura de Dios. Cuando Pablo escribió acerca de toda la armadura de Dios (Efesios 6:11-17), él estaba en la cárcel encadenado a un guardia romano. Pablo usó al centurión romano como modelo de armadura espiritual. Pablo dice así como el soldado romano se viste adecuadamente para la batalla, también nosotros tenemos que estar vestidos para la batalla. Por ejemplo, a menudo oro: “Señor, me pongo el casco de la salvación que me protegerá de los pensamientos que el Diablo intentará darme. No quiero tener los pensamientos del Diablo. No quiero pensar en mis pensamientos. Quiero pensar tus pensamientos de modo que yo pueda ser una voz para ti. Me pongo el cinturón de la verdad. Señor quiero compartir la verdad, no la mentira. Quiero conducir gente a la justicia”.

  4. Apunte la artillería. El campo de batalla de la guerra espiritual es primeramente en tus pensamientos (2 Corintios 10:4-5). Las armas que Dios nos da para demoler argumentos son la humildad, fe, verdad y alabanza. ¡Toma cautivo todo pensamiento!

Reflexiona sobre esto:

  • ¿Qué puedes hacer por tu autoridad en Cristo cuando te sientes atacado por el diablo?
  • ¿Cómo te ayudará el memorizar las Escrituras a luchar la guerra espiritual?
  • ¿Qué piensas que significa “llevar cautivo todo pensamiento” (2 Corintios 10:5)?

0 Comentarios

Añadir Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *