EL ESTILO DE VIDA DEL SEGUIDOR DE JESÚS VII

 

Si se trata de esforzaos, no seáis perezosos; manteneos espiritualmente  fervientes y prontos para el servicio al Señor. (Romanos 12:11)
 
 
Los cristianos somos amantes de los debates, especialmente de los superfluos. Se han gastado millones de horas y mares de tinta discutiendo sobre la predestinación y el libre albedrío, el milenio, el dispensacionalismo, los dones espirituales, las formas de gobierno de la iglesia, las mujeres en el pastorado y otros temas similares. Las posturas se defienden de forma apasionada y acalorada y no es difícil que se descalifique a aquel que no piensa como nosotros ni defiende nuestro acercamiento espiritual al tema. Siempre me sorprenden los debates de este tipo que se producen en las redes sociales.
Lo que me extraña es que nunca he visto esta pasión, celo y compromiso para defender las implicaciones prácticas del seguimiento de Jesús. El acaloramiento y el esfuerzo que se invierte en los temas indicados en el párrafo anterior rara vez, por no decir nunca, se dedican a ayudarnos a ser más prácticos, comprometidos y pragmáticos en el día a día y a reflejar el carácter de Jesús y construir su Reino. Pablo habla en este versículo de tres características que deben adornar la vida del seguidor del Maestro: ausencia de pereza, fervor espiritual -entusiasmo- y prontitud para el servicio a otros. Podemos discutir durante horas sobre la predestinación; hacerlo a poco o nada nos compromete. Sin embargo, no podemos hacerlo sobre ninguna de esas tres conductas antes mencionadas sin comprometernos y que las mismas nos comprometan. Como estrategia de disuasión es fenomenal.
¿Si tuvieras que valorarte de 0 (nada) a 10 (excelente) en cada una de esas tres categorías? ¿Qué puntuación te otorgarías?
Por Félix Ortiz, pastor de la IEB Bona Nova

0 Comentarios

Añadir Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *