EL ESTILO DE VIDA DEL SEGUIDOR DE JESÚS VII

Vivid alegres por la esperanza, animosos en la tribulación y constantes en la oración. (Romanos 12:12)
 
 
Esperanza y gozo deberían ser dos de las características que adornaran la vida de un seguidor de Jesús. Ambas son un resultado de la presencia de Dios en nuestras vidas, de experimentarlo en nuestro día a día. Las dos nos ayudan a vivir por encima de nuestra realidad por dura y/o angustiosa que ésta sea. Para nuestra sociedad la esperanza es un estado de ánimo que surge de esperar alcanzar aquello que deseamos. Para el creyente es la certeza del cumplimiento de las promesas de Dios para nuestras vidas presentes y futuras. Unas promesas que se basan en su carácter y la presencia del Espíritu Santo en nosotros como paga y señal, adelanto de lo que recibiremos.
A su vez el gozo es la capacidad de experimentar sentido, propósito y contentamiento en la vida no debido a que hay una ausencia de problemas, retos y dificultades de cualquier tipo, antes bien, debido nuevamente a la presencia de Dios en nosotros que nos permite vivir las circunstancias y por encima de las mismas. Sin embargo, la experiencia personal me dice ¡Y puedo estar equivocado! que ambas cualidades se desarrollan a lo largo del tiempo y que de natural nunca las tendríamos.
¿Qué nivel de esperanza y gozo hay en tu vida? ¿Cómo se proyecta en tu día a día?
Por Félix Ortiz, pastor de la IEB Bona Nova

0 Comentarios

Añadir Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *