EL ESTILO DE VIDA DEL SEGUIDOR DE JESÚS VIII

Solidarizaos con las necesidades de los creyentes; practicad la hospitalidad (Romanos 12:13)
 
 
La solidaridad va más allá del mero sentimiento de pesar, comprensión o lástima por la situación del otro y sus necesidades. De forma habitual en la Biblia los sentimientos que no se trasladan en acciones suelen carecer de valor; “obras son amores y no buenas razones” dice el viejo refrán castellano. La solidaridad hace suyas las necesidades del otro, las considera como propias y, en la medida en que está a su alcance, se esfuerza y es intencional en tratar de satisfacerlas, sea parcial o totalmente. Muchos clásicos del cristianismo han considerado que en el necesitado nos encontramos con Jesús y es a Él mismo a quien ministramos. Me doy cuenta que ta vez ¡Sólo tal vez! cambiaría nuestra manera de acercarnos al necesitado si tuviéramos la sensibilidad espiritual de ver en él al mismo Señor Jesús.
Pensémoslo por un simple momento, al necesitado a quien ministro -sea su necesidad emocional, física, espiritual, social u otra- es el mismo Jesús ¿Qué cambios deberías hacer?
Por Félix Ortiz, pastor de la IEB Bona Nova

0 Comentarios

Añadir Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *