LOS HECHOS CONVENCEN MÁS QUE LAS PALABRAS

Muy a menudo, nos dejamos llevar por las palabras, abriendo una brecha entre el decir y el hacer. No te engañes. Cualquier descripción, adjetivo, auto posicionamiento se quedará en mera fachada si tus hechos no te acompañan. Se puede engañar a mucha gente durante poco tiempo, a poca gente durante mucho tiempo, pero jamás podrás engañar a mucha gente durante mucho tiempo.

En esta vida, somos lo que hacemos y no lo que decimos ser. Los hechos son la palabra más importante. Los hechos son la mejor descripción. La coherencia entre lo que decimos creer y lo que hacemos es una lucha diaria, para que otros crean lo que creemos.
La confianza no se tiene, se gana.

– Coherencia


– No des nada por supuesto o por sentado


– ¿Etiquetas? , ¿Títulos? Te servirán por poco tiempo


- Tu pasado no es un aval, sí tu presente


– La transparencia debe ser tu mejor aliado

Algo que Jesús hizo mientras estuvo en la tierra fue mostrar el amor de Dios por la humanidad (no solo por los cristianos) de diversas maneras. Él predicó con el ejemplo y comisionó a su Iglesia para que siguiera sus pisadas y no sólo sus palabras.

Mateo 25:35-36 Porque tuve hambre, y me disteis de comer; tuve sed, y me disteis de beber; fui forastero, y me recogisteis; estuve desnudo, y me cubristeis; enfermo, y me visitasteis; en la cárcel, y vinisteis a mí.

0 Comentarios

Añadir Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *