ROMANOS: TEMA CENTRAL DE LA EPISTOLA

Por ella, en efecto, se nos revela esa fuerza salvadora de Dios mediante una fe en continuo crecimiento. Así lo dice la Escritura: Aquel a quien Dios restablece en su amistad por medio de la fe, alcanzará la vida. (Romanos 1:17)
 
 
Este versículo constituye el mensaje central de toda la epístola de Pablo a los seguidores de Jesús en Roma. El encuentro que Martín Lutero tuvo con esta verdad bíblica dio lugar al comienzo de la Reforma Protestante de la cual me considero, de una manera u otra, un seguidor y un fruto. 
Martín, un devoto monje agustino y profesor en la universidad estaba genuinamente preocupado por su salvación, por cómo podía ser posible restaurar la relación rota con Dios. Su percepción era que toda su religiosidad y piedad no eran suficientes, no daban la talla para conseguir la salvación y la reconciliación con el Señor. Su estudio del libro de Romanos le llevó al encuentro con este contundente principio bíblico. Nada podemos hacer para restablecer nuestra amistad con Dios, para ser declarados justos, inocentes, no culpables. Única y exclusivamente puede conseguirse por medio de la fe, es decir, la confianza en Dios, más específicamente en la obra que en la cruz Jesús ha hecho por cada uno de nosotros. Sólo y exclusivamente por medio de la fe. No debido a lo que podemos aportarle a Dios, sino a pesar de que no hay nada que podamos presentar para ser declaro justos.
Es un buen momento para dar gracias a Dios porque por gracia somos salvos, por medio de la fe y, tal y como afirma Pablo escribiendo a los efesios, eso no es por obras para que nadie pueda sentirse orgulloso.
Por Félix Ortiz, pastor de la IEB Bona Nova

0 Comentarios

Añadir Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *