diapositivas_reflexion-960x480

SALMO 22 (II): POR FE

Porque no despreció ni rechazó el dolor del afligido; no le ocultó su rostro, sino que lo escuchó cuando clamaba. (Salmo 22:25)
¡Qué importantes son las percepciones! En ocasiones, no tienen nada que ver con la realidad. Nuestro cerebro nos envía una falsa señal en base a esa percepción y generamos un determinado estado de ánimo -seguridad, certeza, tranquilidad, miedo, ansiedad, desconfianza- que no necesariamente está fundamentado en hechos objetivos sino en percepciones subjetivas. Recuerdo, a modo de ejemplo, caminando con total tranquilidad y solo por un mercado en uno de los barrios más peligrosos de una ciudad centroamericana. Mi percepción era de total tranquilidad y seguridad; no desconfié de nada ni de nadie. Sin embargo, después supe por medio de mis anfitriones, la temeridad de mi acción y el peligro real en que me había puesto a mí mismo ¡Cuestión de percepciones!
Pienso que con Dios sucede lo mismo; nuestra percepción de Él -subjetiva- no tiene nada que ver con quién es Él y sus actitudes hacia nosotros -objetivo-. El salmista en este mismo salmo afirmaba experimentar la percepción de estar abandonado por Dios -subjetiva-; en el versículo que hoy reproduzco, y todos los que siguen- afirma la realidad acerca de Dios -objetiva- aunque no la esté experimentando. Yo puedo experimentar el abandono del Señor -subjetivo- pero sus promesas afirman que está conmigo todos los días hasta el fin del mundo, y también que nunca me dejará ni me desamparará -objetivo-. Tal vez es por eso que el apóstol Pablo afirma que nosotros andamos por fe, es decir, confiando en Dios y su palabra dada -objetivo-, y no por vista, es decir, lo que sentimos y/o experimentamos -subjetivo-.
El seguidor de Jesús hará bien cuando experimenta percepciones acerca de Dios -subjetivo- en verificarlas y contrastarlas con el carácter del Señor y sus promesas tal y como nos han sido revelados en su Palabra -objetivo-.
¿Cuál es tu percepción de Dios y la realidad acerca de Él? ¿Qué significaría para ti, hoy y aquí, el vivir por fe y no por vista? ¿Qué relación tiene con las percepciones?
Por Félix Ortiz, pastor de la IEB Bona Nova

0 Comentarios

Añadir Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *