diapositivas_reflexion-960x480

SALMO 54: AYUDA Y SOSTEN

He aquí, Dios es del que me ayuda; El Señor está con los que sostienen mi vida (Salmo 54:4)
 
 
Este salmo, como tantos otros escritos por David, nace de un momento de angustia en que tiene que afrontar situaciones difíciles y que le desbordan desde todos los ángulos y posibilidades. Delante de ello hace las afirmaciones que he reflejado en el versículo que encabeza este texto, su confianza en Dios y en aquellos que en las situaciones difíciles están sosteniendo su vida.
Pienso que todos nosotros tenemos o tendremos que pasar por situaciones que se caracterizan por la incapacidad de tener el control; experimentar ese sentimiento de que las cosas van más allá de nuestras fuerzas y posibilidades; que somos como marionetas a merced de las circunstancias. Es terrible experimentar esa sensación de falta de control. El salmista ofrece dos consejos y apunta hacia dos cosas que son básicas e importantes en situaciones como las descritas. La primera, tener la seguridad que Dios nos ayuda; reconociendo que hay en ocasiones que no lo parece, que hay momentos en que uno diría que ni siquiera está presente pero, sin duda, en fe, afirmamos que está y ayuda. La segunda, la importancia de otros a nuestro alrededor que nos sostengan en aquellos momentos en que uno desfallece y carece de recursos propios para poder seguir adelante.
Creo pues que es feliz la persona que en la crisis experimenta la ayuda de Dios y el sostén de otros.
¿Quién sostiene tu vida en los momentos de dificultad?
Por Félix Ortiz, pastor de la IEB Bona Nova

Un Comentario

Añadir Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *