Volver a unir las cosas

La escritura de hoy:

En un documental sobre su vida, el autor Wendell Berry habla de cómo el divorcio describe la condición de nuestro mundo. Estamos divorciados unos de otros, de nuestra historia, de nuestra tierra. Las cosas que deberían estar completas están separadas. Cuando le preguntaron sobre qué deberíamos hacer respecto a esta triste realidad, dijo: «No podemos recomponerlo todo de una vez. Solo tomamos dos cosas y las unimos». Volvemos a unir dos cosas que están separadas.

«Bienaventurados los pacificadores», dijo Jesús (Mateo 5:9). Hacer la paz es producir shalom: enderezar el mundo. Un teólogo la describe como «florecimiento universal, plenitud y deleite […]. Así es como deben ser las cosas». Shalom es tomar lo roto y volver a unirlo. Con la guía del Señor, podemos esforzarnos para hacer las cosas bien. Él nos llama a ser pacificadores; la «sal de la tierra» y la «luz del mundo» (vv. 13-14).

Hay muchas maneras de ser pacificadores en el mundo, y lo importante es no ceder ante la situación sino hacer algo para arreglarla. En el poder de Dios, no permitamos que muera una amistad ni que un vecindario difícil se vuelva apático y aislado. Busquemos los lugares rotos, confiando en que Dios nos dará sabiduría y capacidad para participar en recomponerlos.

De:  Winn Collier

Reflexiona y ora

Señor, muéstrame dónde comenzar a unir las cosas rotas que me rodean.
¿Qué dos cosas sabes que necesitan ser solucionadas? ¿Te está llamando Dios a hacer algo al respecto?

0 Comentarios

Añadir Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *