La base del cristianismo consiste en amar a Dios y amar al prójimo. Este segundo aspecto es el foco de atención de esta área. Hay muchos temas que nos preocupan y a los que queremos dar respuesta: la alimentación, la marginación, los desahucios, la violencia de género, la soledad, y un largo etcétera. Nuestra comunidad forma parte de la Misión Urbana de Zaragoza, desde donde cada semana se atiende a los más desfavorecidos. La dignidad de cada persona es importante para nosotros, ya que todos estamos hechos a imagen y semejanza de Dios.

nevera banner

En 2016, nos unimos a la red de Nevera Solidaria, una iniciativa innovadora para ayudar a los más necesitados a la vez que se lucha contra el despilfarro de alimentos. Muchos alimentos son desechados siendo perfectamente aprovechables. Los estándares estéticos para comercializar los alimentos y que la fecha de consumo preferente esté cerca o incluso que haya expirado, no quiere decir que el alimento se encuentre en mal estado. Puede seguir siendo útil, es decir, aprovechado por quien lo necesite.

En el exterior de nuestro edificio, en la esquina de C/ Rafael Alberti con Pablo Neruda, se encuentra disponible una nevera en la que diferentes comercios de la zona y particulares depositan alimentos y todo aquel que lo necesite puede retirarlos. ¿Qué puedo poner en la nevera? Alimentos frescos, comida recién cocinada, o productos cercanos a caducar.

Tienes toda la información sobre la red Nevera Solidaria en su página web neverasolidaria.org

IMG_8808

IMG_8812

Puedes ver la galería de fotos de la inauguración haciendo clic aquí.

secciones_alimentos

IMG-20150227-WA0000

Cada primer domingo de mes recogemos a la entrada del edificio alimentos no perecederos, que son repartidos a lo largo del mes entre todos aquellos que solicitan ayuda.

secciones_muz

Además, nuestra congregación colabora junto con muchas otras de la ciudad en Misión Urbana de Zaragoza, una entidad sin ánimo de lucro dedicada a la atención de personas en riesgo de pobreza o exclusión social, y que reparte ropa y alimentos entre los más necesitados. Puedes leer más sobre MUZ en su página web, www.meuz.org

Un Comentario

  1. Recuerdo que de niña, cuando iba al campo con mis padres en el tiempo de la siega, me impresionaban los grandes fardos de mies.
    Todavía no había maquinas que lo hacían todo, todos teníamos que echar una mano.
    Aquellos grandes fardos de mies estaban formados por pequeños montones de paja que se agrupaban, mi padre los ponía uno sobre otro hasta formar el gran fardo y los sujetaba con una cuerda.
    Trae tu gavilla el próximo domingo 4 de octubre. Entre todos haremos un gran fardo de alimentos

Añadir Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *